jueves, 1 de febrero de 2018

El Buscador II


Una página lo llevaba a la otra, un párrafo al otro, un cuento al siguiente. Tuvo que obligarse a detener su lectura. No sabía a qué hora había subido ni tampoco a qué hora iba a bajar. ¿Qué significaban aquellos papeles que tenía por delante? Esos papiros con símbolos escritos a puño, rodeados de garabatos y amurallados con anotaciones. Cubiertos de polvo. Algunos estaban firmados por un tal Jerónimo Giantino, otros por un tal L. S. Markieff. En algunos se entremezclaban dos tipos de letra diferentes. Había un poco de todo: ensayos, cuentos fantásticos, cuentos realistas, crónicas humorísticas. Había incluso varios relatos inacabados.

Se preguntó por el origen de aquel universo de letras. Inútilmente intentó rastrear los textos; nada salía a la vista. Un pensamiento lo acechó: pertenecían a los antiguos propietarios de su actual morada. Escritores desconocidos, nóveles y entusiastas. Lo que yacía en sus pegajosas manos eran escritos inéditos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Crónicas de Bøkgaard

Y llegó el día... ¡ya está publicado! Querés hojearlo, tener más información o comprarlo... ¡Te invitamos! ¿Cómo? PRESIONÁ AQUÍ